ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Trozos de mi Imaginación...

Ir abajo 
AutorMensaje
Sílfide de plata
Duende
avatar

Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 24/05/2008
Localización : Mirando las lágrimas que corren por le cristal. ¿Quién sabe si son mías?

MensajeTema: Trozos de mi Imaginación...   Vie Mayo 30, 2008 9:37 pm

Pues como lo sabrás al entrar aquí, pondré en este post mis relatos, mis "graffitis" y algún otro trozo de mi vida...

Dolor sin caparazón

Dril recogió sus cosas en silencio. El aula se iba vaciando poco a poco, pero ella seguía sin darse prisa. Al final, cuando sólo quedó la profesora de Francés y el alumno, empaquetó con rapidez el resto de sus libros. Notaba como el rubor inundaba su cara, pero se dijo que no iba a dejar escapar el momento que había estado esperando durante todo el día.
Agarró con fuerza su carpeta y se puso su mochila en el hombro, de una manera que no la incomodase para agacharse. Se acercó a pequeños pasos al despacho de la profesora, que estaba inclinada sobre un escrito, y alzó los ojos para mirar los suyos. Desde el primer día de curso se había sentido fascinada por aquellos ojos plateados, pero había tenido que convencerse durante horas para darse cuenta de que estaba enamorada. Le molestaba aquello. Para ella, las historias de amor siempre habían sido empalagosas, con todas esas palabras, esos momentos intentando ser sinceros, esos besos, que parecían ser el único interés. Pero desde que lo había conocido, había conocido otro tipo de amor. Las miradas furtivas, los simples roces, las pequeñas sonrisas, los comentarios de amigo, todo eso le había encantado. Era su manera.
-Perdone, señorita Evances, ¿qué quería?
La Marcell la miraba a través de sus gafas redondas de montura dorada con una mirada extraordinariamente severa. Dril tragó saliva y respondió con voz queda:
-Tenía una duda sobre el reglamento, señora. -arriesgó una ojeada hacia él, y su nerviosismo aumentó al ver que la miraba con cara de "¿Pero de que va esta?"- Vera...cuando un alumno es una muestra de mala educación con los profesores -sintió que la atención de él se concentraba- ¿recibe un aviso antes o es directamente una hora de castigo de cinco a seis?
La profesora frunció el ceño. Preguntó:
-¿Se ha enterado de la causa del castigo de su compañero, señorita?
-Pues...no. -balbuceó Dril.
-Bien. Pues sí, me temo que tiene usted razón-lanzó una mirada de descontento al chico- Venga, señor Pérez, acompañeme. Habrá que revisar su castigo. Puede irse, Evances.

* * *


-Hola-susurró la chica.
Él la miró con cara de burla, como si se riese de su chiste privado. Al final, respondió en voz alta:
-Mira, Nombre-raro, si estás coladita por mí intenta evitarme más castigos, ¿vale? Me sirves de mucho. ¿Tengo que besarte para que me hagas los deberes, o para que me soples las respuestas en los exámenes?.
Dril apretó los labios. No era justo, no era justo. Intentó que aquella sensación de asco al amor le volviese, pero se dio cuenta que su caparazón ya la había abandonado.



La historia no está acabada, ni mucho menos. Pero son "retazos" de la vida de Dril que iré publicando poco a poco. Pero sed duros, por favor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.miluna.blogspot.es
Sílfide de plata
Duende
avatar

Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 24/05/2008
Localización : Mirando las lágrimas que corren por le cristal. ¿Quién sabe si son mías?

MensajeTema: Re: Trozos de mi Imaginación...   Lun Jun 02, 2008 8:44 pm

Lectores secretos, mostraoosss....

-Por Dios, Dril, ¿qué diablos te pasa?
La aludida levantó la cabeza de su libro de historia. Tenía ojeras y bolsas, y su pelo había perdido parte de su brillo. Sus ojos cambiantes se habían quedado en gris verdoso, y sus labios tan desangrados antes ahora estaban incoloros.
-¿De qué hablas mamá? -preguntó a una mujer que estaba sentada al lado suyo, de unos treinta y cinco años.
-¡Hablo de que desde hace dos semanas, estás ausente, no hablas, casi ni comes, ni bebes, ni....ni sales! ¡De eso hablo!
Dril echó una última ojeada a lo que estaba estudiando, y luego se corrió hacia atrás con las ruedas de su silla para hablar con su madre:
-Lo siento si te he parecido ausente, mamá. Es que he tenido muchos exámenes, y algunos problemas con mis amigas.
-Sí, claro.
Dril la miró con tristeza, y la mujer comprendió que deseaba estar sola. Cuando lo hubo abandonado la habitación, dos lágrimas corrieron por las mejillas de su hija, hirviendo. Se las apartó con rabia, y dijo en voz alta:
-Eso te pasa por sucumbir a esa tontería del amor…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.miluna.blogspot.es
 
Trozos de mi Imaginación...
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» steampunk anticrisis
» PECHUGA DE POLLO EN ADOBO
» Ilustraciones para dejar volar la imaginación
» La Imaginación III (Voluntad)
» La Imaginacion I (El Deterioro del Medio)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Tu rincón :: Yo creo en las hadas-
Cambiar a: