ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Garabatos de color arcoiris negro...

Ir abajo 
AutorMensaje
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Garabatos de color arcoiris negro...   Vie Mayo 23, 2008 9:40 pm

¿Hola? Suena típico. ¿Verdad?
Aquí pondré de todo. Relatos, fragmentos de mi vida. Cualquier cosa. Para eso es mi post de garabatos, ¿no?
Bienvenido a este hilo. Bienvenido a:

Garabatos de color arcoiris negro




No

Caminaba en silencio, no escuchaba sonidos y no quería oírlos, tampoco veía fundirse los chorros de la fuente de piedra a mi izquierda mientras las palomas acudían allí. Estaba absorta, ahogada por la tristeza infinita, la desolación en el desierto, donde algo, cualquier cosa, es como la brisa entre las dunas perdidas que arrastran tras de sí arena fina y con fuertes olores a especias. Tan sólo prestaba atención a la música del silencio que me inundaba cerrándome al exterior mientras palpitaba por dentro.
Mis pasos me condujeron a un banco blanco, donde un joven estaba sentado. Una brisa de arena.
Mis ojos se posaron con fuerza en él; mientras le repasaban de arriba a bajo, sin tener en cuenta su mirada de... confusión.
Estuve callada, dejándome volver a la realidad mientras los vaporosos cantos del río llegaban a mí.
Su cuerpo se tensó y se incorporó mientras guardaba frente a mí, quería irse, yo era un estorbo en su camino, algo similar a hierba ante una carreta... pero no me apartó, no quería arrancar tras su paso mis raíces de vida; sólo esperó a que me moviese.
Subí la cabeza descubriendo mis mejillas tapadas de un negruzco color, después le miré, y en ese instante quise que mis pupilas se fundiesen con las suyas, quise poder saber qué pensaban en ese momento. Hasta ahora yo dominaba la situación, parecía que era yo la que lo miraba, pero sus ojos quisieron verme.
Poco a poco, sentí mi corazón latir con descontrol y mi interior arder en una hoguera chisporroteante, viva, también me pareció que me desnudaba y me quedaba vulnerable ante él, sentí como si mi piel fuese arrancada con fuerza y desconsideración, sin haber pedido permiso para ver en mi interior. Intenté que mi cuerpo tomase aire con cuidado y regularidad, pero aún así, mi respiración no dejó de ser entrecortada.
Me miró confuso, se iba, su mano quería dirigirse a mi brazo para que me apartase, pero no lo hice. Mis pies quedaron levemente de puntillas, mientras a penas hacía un esfuerzo por acercar mi rostro al suyo, buscando su labio superior, al que besé con ternura mientras lo apretaba un tanto. Durante un tiempo, me pareció estar en el viento, alejada de aquella tormenta de aire que se cernía abajo, en mi cuerpo desbordante de energía.
La intensidad del beso fue la misma en cada instante, podría haber sido mayor, pero no era un roce cualquiera, sólo un aviso, una advertencia de sabor a menta, un tanto azucarado, lo que lo hizo dulce y eterno.
Pero las cosas son finitas y tuve que despegar mis labios de los suyos mientras notaba cómo su cuerpo jadeaba e intentaba saborear y palpar mi boca, queriéndome retener sin conseguirlo. Porque este beso era el sello que cerraba mi corazón a cualquier otro, este mimo, sólo había sido para que se percatase de lo que había estado a punto de conseguir si se hubiese dado cuenta, si hubiese despejado el cielo de su alma de nubarrones, tétricos, grises...
Pero es tarde, porque SIEMPRE es tarde para esto, ahora, yo le olvidaré, él querrá apoderarse a toda costa de mi llave, la que le arrebataron tras ese beso, ese maldito beso que selló mi ser y lo resguardó ocultando su cerradura y llave de ellos, todos ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Sáb Jun 07, 2008 5:29 pm

Bueeeeno, por suerte escribo para vaciarme y no para gustar a los demás, no me importa que no me comentéis, es que ya que escribo algo, no me gusta que se quede en un archivo de ordenador sin abrir o tomando polvo...

Este relato me encanta. No por haberlo escrito yo, es más, no me gusta cómo lo he escrito. Pero... Pero adoré esa media hora que lo viví...

Sol en días de Lluvia

El camino había sentido mis pasos lentos golpeando su acera sin detenerme ante las escasas personas con las que me topaba. La música llenaba mi silencio mientras escuchaba letras que tarareaba para mis adentros.
Llegué pronto, estaba cerca. Antes de adentrarme miré con profundidad el horizonte, al cual no distinguía. Las nubes grises y flácidas peinaban el cielo que reflejaba las aguas color plata que me rodeaban mientras su espuma luchaba en una batalla que sólo ella parecía comprender. Arremetía una y otra vez, sin pausa ni descanso a la fina tierra que la esperaba burlona, mofándose de que no la pudiera precipitar hasta su final. Los celajes del mar contrastaban con las tonalidades beiges y plata del océano. Cada combate que protagonizaban, lo hacía con ferocidad, queriendo darlo todo, agotándose y disminuyendo su potencia a los segundos. Parecía que su matiz blanquecino burbujeante lo formaban caballos de cristal montados por caballeros de cobre a los que nada los ataba al hilo de la vida.
Camino un poco, hasta adentrarme en el espigón.
De repente, numerosas alas tristes de paloma se reúnen a escasos metros míos mientras varios gatos emergen de las rocas.
Al poco tiempo, con elegancia, una mujer escondida tras unas pequeñas gafas se encuclilla ante los animales. Con pasividad, deja un trozo de periódico viejo con comida en el suelo y deja que se alimenten de él.
Al principio he de admitir que pensaba que se encontraba mal, pero poco a poco, decidí que no. Que ella era el rayo de sol en un día nublado para estos animales que se mueren de hambre y a los que nadie les presta atención.
Después se marchó. Había percibido que las pequeñas gotas que caían estaban empañando su ropa. Yo no. Estaba absorta en los movimientos de aquella mujer y olvidé que tenía un cuerpo que se calaba por el viento, que arremetía frío y sin compasión. Más tarde, volví a ver los mismos pies enfundados en las mismas chanclas azules negruzcas. Su cabello rizado estaba ahora bajo una bolsa que hacía de sombrero. Eso me extrañó, pero opté por sonreír, tal vez yo fuese rara y desconociese el mundo de aquella mujer que le tendía pájaros muertos a los insaciables gatos que remoloneaban bajo las rocas, resguardados del agua.
Pensé muchas cosas en ese momento, una de ellas fue que la joven debía de ser muy humana para tener ese sentimiento que tan curioso nos parece hacia estos seres vivos, que yo sepa, nadie de toda Almería les ha ayudado, nadie les ha tendido una mano, ni siquiera esos políticos que tanto hablan. Sin embargo, a veces, la locura es hermosa, ya que, como descubrí tiempo después, este gran corazón pertenecía a una mujer enferma. Pese a todo. Durante el camino de vuelta, pensé que una mujer maravillosa no siempre tiene por qué ser inteligente, tonta, hermosa, porque en realidad, para mí, ese amor no es capaz de darlo la realeza que gobierna España.
Así me alejé, dejando mis pensativos pasos en la acera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sílfide de plata
Duende
avatar

Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 24/05/2008
Localización : Mirando las lágrimas que corren por le cristal. ¿Quién sabe si son mías?

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Mar Jun 10, 2008 8:21 pm

BUeno, me han gustado mucho las dos, pero al leer el segundo me ha dado la impresión de ser más...real, que se ajusta más a la realidad. Sin embargo, me he preguntado si el primero lo habías escrito tú. Las palabras corren fácilmente, describiendo el ambiente, él, todo. Sigue escribiendo para la pantalla y poniendo relatos como el de Sol en días de lluvia, deleitando con este tipo de pasajes:
Citación :
Al principio he de admitir que pensaba que se encontraba mal, pero poco a poco, decidí que no. Que ella era el rayo de sol en un día nublado para estos animales que se mueren de hambre y a los que nadie les presta atención.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.miluna.blogspot.es
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Miér Jun 11, 2008 5:30 pm

Muchas gracias por comentarme Very Happy , me has puesto muy feliz, no sé, me he alegrado al recibir un comentario de alguien como tú, que escribe genial *O*.
Síp, los dos los he escrito, el primero me asombró muchísimo, me levanté temprano porque quería dar una vuelta por la playa, vi a aquella señora, lo que hacía y... me pareció precioso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Dom Jun 15, 2008 6:50 pm

Pues dejo otro, si alguien lo comenta, genial, sino, pues nada, yo los pongo y ya está...

Campo de lluvia

Extendió los brazos cuando el sol aún no se asomaba entre las nubes aterciopeladas cuyos colores teñían el cielo cubriendo la tenue luz que inundaba el lago. Brillaron un instante al rozar el perlino reflejo que descubría en el agua, después, dejó que su rostro se pintase dorado. Sus manos se humedecieron con el contacto helado de la laguna mientras que su cuerpo penetraba en ella.
Sintió el frío líquido mojar sus medias poco a poco, ascendiendo por ellas, hasta la cintura.
Dejó ver a sus ojos verde bosque a la vez que palpitaban emocionados. Contó hasta cinco y ascendió por la pequeña colina de arena que daba al agua.
Se sentó en una roca y esperó a secarse con paciencia, mientras observaba el infinito campo de margaritas que la rodeaban.
Sintió su pecho latir tras un escalofrío. Le había recordado. Como asesinos despiadados, su espalda recibió largos y punzantes pinchazos. Agudos. Afilados. Dañinos. Entonces lloró, sintió su corazón caer de nuevo y sangrar.
Permitió que sus labios se entreabrieran y unió su grito al aullido de su ser. Inspiró y expiró aire durante minutos, hasta que sus pulmones comenzaron a jadear.
La rabia y la impotencia la arrastraron y se dejó caer sobre la hierba, mientras delicadas y perfectas gotas de sal caían de sus ojos.
El rocío había llegado, como siempre a su hora. De esta forma, cada muerte y nacimiento del sol dejaba tras de sí a una joven herida, desangrándose y gimiendo. Siempre igual.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sílfide de plata
Duende
avatar

Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 24/05/2008
Localización : Mirando las lágrimas que corren por le cristal. ¿Quién sabe si son mías?

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Lun Jun 16, 2008 8:18 pm

*_* O0ooo...Me ha parecido fantástico. Es como si tus palabras fuesen imágenes, olores, como incluso sientese lo que se describe. Maravilloso. Pero sobretodo es el hecho que me encanta, que consigues transformar algo como que el sol se levanta y acuesta en palabras mágicas. ¡Sigue dejando relatos así!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.miluna.blogspot.es
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Lun Jun 16, 2008 9:41 pm

Gracias, de verdad, muchas gracias, tanto por comentar como por decirme eso, me puse roja o///o

Este no es como los otros, lo escribí de forma rápida, porque quería escribir algo que se lo dijese a él sin necesidad de que lo tenga que leer... No sé, tal vez algún día vea en la red este foro vagando y se identifique tanto que descubra que es a él a quien me refiero...


Lo siento...

Estoy débil. Mi hilo se rompe, se está tambaleando, escapa de mis dedos y temo.
Estoy cayendo, el aire me empapa las venas. El corazón quiere parar de latir.

Clap. Clap. Clap.

Las gotas de sangre caen al suelo. Mi corazón se quiebra, se está agrietando y no quiero. No puedo permitírmelo, duele demasiado.
Grito en silencio, mis tejidos se desgarran, se separan, se rompen, estoy dejando caer mis gotas de dolor. Creo que me importas demasiado como para evitar que abras mi cuerpo y entres en él.
No me doy cuenta de que ya estás acariciándome, pero no me percato de que no es sólo eso.
Me destroza el hacerte daño, supongo que no tanto como a ti el recibirlo, pero duele mucho el que te quiera y no pueda decirlo.
Muero cada vez que me miras con la ansia pintada en tus ojos intentando hacerte creer que no me afecta.
Nunca debí tratarte así, lo siento, creo que siempre te he querido. Perdóname, por favor.



Vale, esta última frase es un poco... como pidiéndole perdón, no suelo hablar del amor y eso, a veces no sé siquiera por qué escribí esto, que no hace mucho de esto, pero no lo sé, no comprendo que lo haya escrito porque no puedo estar enamorada, no quiero creerlo...
No me gusta mucho el relato, pero tenía que colgarlo, sé que no es como los anteriores, pero lo tenía que escribir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Dom Jul 27, 2008 3:43 pm

Pues nada (:, pongo otro, es que no sé, ma aburro y bueno, es muy raro esto que escribí, no me gusta mucho, peeeero no podía dejarlo sin salir Rolling Eyes ...

El jarrón

Tenía cinco años y el pelo color noche. Sus dedos regordetes se intentaban abrochar la camisa a listas mientras eran observados por su madre.
Cuidadosamente, Miguel se alisó la blusa y la siguió hasta la cocina con pasos un tanto torpes.
Allí, el niño se sentó costosamente en un taburete de madera a al vez que veía la encimera con los ojos abiertos e ilusionados ante los largos vasos de cristal. Pero sólo uno llamó su atención.
Era alto, con numerosos salientes y se asemejaba a la sal cristalizada; en él se reflejaban varios colores cuando estaba lleno de agua y le daba la luz.
El líquido era transparente, teñido de un color arco iris, en él, habían colocado un ramo de rosas granate.
–Son bonitas –murmuró el pequeño acariciando sus pétalos.
–Es cierto, son muy hermosas, cariño –le besó su madre.
Pareció contento con la respuesta, pero su sonrisa se enfurruñó, contrariada.
Las flores eran bellas, sí, pero le estaban suplicando.
–Mamá, –giró– mamá, –insistió– libera las flores.
–Pero hijo, ¿no te gustaban?
–Mamá, pero ellas no son libres, déjalas estar como quieran.
La joven se fue asqueada, sin comprenderlo; sin embargo, Miguel seguía escuchando el incesante quejido que susurraban las rosas.
–Yo os sacaré de ahí –murmuró pensando en el pequeño espacio al que habían sido reducidas.
El brillante objeto pesaba demasiado y apenas podía con él, pero Miguel cogió el jarrón, se cayó al suelo, y no se rompió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Blessure Saignant Souffrí
Sombra deambulante
avatar

Mensajes : 883
Fecha de inscripción : 18/05/2008
Localización : Borrando líneas

MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   Dom Ene 18, 2009 5:21 pm

Lo escribí hace mucho(cuatro o cinco meses), pero bueno... antes de que me arrepienta, le voy a dar a enviar... no hace falta que comentéis(por si se os ha ocurrido esa idea...), en serio, solamente es que prefiero que no se quede criando ''polvo'' en un archivo...

El edificio

Le aterraba, únicamente eso.
Cada vez que pensaba en ese edificio no podía más que poner una barrera ante ella. Aquél lugar era de un verde resplandeciente ante los rayos de sol. Parecía estar lleno de energía y que explotaría si no dejaba que escapase de él.
Estaba rodeado de agua, una tan clara que era capaz de reflejar las nubes. Era el espejo del cielo.
Cuando la luna pretendía quedar pendiendo en el universo, el mar se volvía oscuro, de un azul intenso, profundamente negro, tan sólo moteado con numerosos puntos blancos y uno aún más bello e hipnótico.
Aquél día, el sol quemaba el horizonte, deslizándose por él hasta desaparecer y dar paso al satélite blanco que emergía de las cenizas que había dejado el sol al hacer el cielo arder.
Entonces, el agua transparente se tornaba distinta.
Las olas cambiaban de color a cada choque, mientras se pintaban como el cielo. La espuma salpicaba la barandilla de piedra que separaba la tierra del océano.
Paseó por el Güia antes de regresar por el laberinto de estrechas callejuelas que cercaban la ciudad.
Había caminado tranquila hasta alzar la mirada y observarlo.
Aquél edificio.
No recordaba cuántas veces habría recorrido aquellos puentes. Cientos probablemente. Pero desde la primera mirada que le dirigió al lugar de torres esmeralda, sintió un pánico sordo, profundo, tan intenso que no supo comprenderlo.
Nunca había oído hablar de él, pero simplemente le aterró el hecho de pensar que algún día entraría por sus paredes de bóvedas, mosaicos y cerámicas sobrecogedoras.
Tampoco conocía su interior, pero aquél lugar la estremecía, sus torres parecían alfileres preparados para atacar.
Sobre todo cuando llovía.
Sus paredes se mojaban y humedecían de un color granate oscuro.
Cuando las nubes se tornaban escarlatas y dejaban chocar sus gotas certeras contra todo muro, intentaba evitar verlo.
Toda la ciudad acababa empapada de rojo, y era justo en ese instante, antes de que la retumbante luz bañase las casas, cuando las torres parecían lanzas manchadas de sangre.
Esperaba poder entrar en aquél edificio alguna vez, pero al mismo tiempo se aferraba al deseo de no ver sus manos abrir aquél portón, o a sus ojos observar las gárgolas que pendían del tejado.
Paseó nuevamente por el último puente y paró en seco, podía atravesar o no aquella distancia. Siempre le pasaba lo mismo.
Pero le daba miedo, mucho, el acercarse más a aquél sitio.
A los segundos, ese horror ciego se convirtió en frustración. Tenía miedo a algo de lo que nunca había oído hablar, sin embargo con una mirada, se le erizaba la piel y su garganta se helaba hasta quedar sin aliento.
Pero con fuerza, dio un paso y escuchó derrumbarse un lugar cercano a ella, fue un destrozo atroz. Todo había caído.
Pese a ello, su siguiente paso fue ligero, mucho más.
Y la sombra avanzó hasta difuminarse en el camino.
Se acercaba a algo de lo que nunca había oído hablar, pero simplemente, le aterraba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Garabatos de color arcoiris negro...   

Volver arriba Ir abajo
 
Garabatos de color arcoiris negro...
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» consejo para quitar el color negro de electrolisis
» DECORACION DE XV AÑOS EN COLOR DORADO......Y UNA QUEJAAAA
» Rotuladores Copic
» Hombre de Negro
» Rebajadas!! Gafas de sol Steampunk (¡Agotadas en negro! quedan azules, marrones y rosas)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Tu rincón :: Yo creo en las hadas-
Cambiar a: